miércoles, 23 de junio de 2010

La semilla de alfalfa transgénica de Monsanto se debate en los Tribunales.

Ambas partes reclaman la razón tras el fallo de la Corte Suprema sobre el cultivo transgénico de Monsanto

ATC.
    Según informa Democracy Now, ambas  partes implicadas en el caso contra la semilla de alfalfa transgénica del gigante  bio-agropecuario, Monsanto, reclaman la razón tras un fallo de la Corte Suprema estadounidense. 
   En una decisión de siete votos contra uno, la Corte anuló una prohibición de la alfalfa de Monsanto hasta que el gobierno estadounidense analice aún más los peligros de la misma. Pero la Corte también dictaminó que esta semilla puede seguir siendo ilegal hasta que el Departamento de Agricultura la desautorice, una medida que puede ser frustrada por la oposición pública. 
El principal grupo que impugna a Monsanto, el Centro por la Seguridad Alimentaria, dijo: “La decisión de la Corte confirmó que la amenaza de contaminación genética de las plantas naturales que representan los cultivos biotecnológicos es un tema de preocupación ambiental significativa ahora y en el futuro”.

Los stress test son una farsa

Banca
Manuel Llamas
"Las pruebas de solvencia serán una farsa o, como mínimo, aportarán a la opinión pública una imagen distorsionada e inflada acerca del verdadero grado de solidez de los grandes bancos europeos. La única cuestión pendiente es... ¿por cuánto tiempo?"

2010-06-22

Muchos son los que se han apresurado a aplaudir y alabar con entusiasmo la publicación de los stress test (pruebas de solvencia) de la banca europea –incluida la española–, anunciada por las autoridades comunitarias la pasada semana. Sin duda, un ejercicio de transparencia de lo más loable y necesario en estos tiempos de incertidumbre y turbulencias financieras, ¿o no? Pues no.

En teoría, dichas pruebas servirán para reflejar con fidelidad la estimación de deterioro patrimonial, pérdidas y necesidades de capitalización de las 25 mayores entidades de la UE. Ahora bien, dicho esto, cabe preguntarse por qué la publicación de dichos test, realizados por la Comisión Europea el pasado año, no han salido antes a la luz si tan importante era transmitir una imagen realista de los grandes balances financieros para insuflar tranquilidad al mercado.

No se trata de un gesto voluntario. Bruselas se ha visto obligada por las circunstancias a realizar este anuncio ante la grave crisis de deuda –pública y privada– que sufre la zona euro tras la quiebra de Grecia y el riesgo de contagio a otros países miembros, como España, Portugal, Italia o Irlanda (los PIIGS). Así pues, el resultado (real) de dichas pruebas no ha de ser muy halagüeño para la banca europea si la Comisión ha esperado a que estalle la crisis soberana, y la consiguiente sequía en el mercado interbancario, para otorgar luz verde. Además, ¿por qué no publicarlos de inmediato?; ¿por qué esperar para ver los resultados si los test se realizaron en 2009?

Lo más grave, sin embargo, es la metodología empleada. En principio, los stress test no incluirán el riesgo derivado de la adquisición de deuda pública por parte de las grandes entidades. Los cientos de miles de millones en bonos públicos de alto riesgo que acumulan en sus balances no serán tenidos en cuenta a la hora de estimar su grado de solidez y solvencia. Es decir, si no hay cambios de última hora, las autoridades ocultarán a la opinión pública las enormes pérdidas que sufrirá la banca europea en caso de que algunos países miembros entren en default (suspensión de pagos). ¡Todo un ejercicio de transparencia, sí señor! Sobre todo si se tiene en cuenta que la exposición de la banca de la zona euro a la deuda –pública y privada– de Portugal, Irlanda, Grecia y España rozaba los 1,3 billones de euros a finales de 2009 (tan sólo España debe 600.000 millones).

Pero la situación aún preocupa mucho más si se atiende a las cifras extraoficiales que manejan los organismos comunitarios. Según un informe interno (y secreto) de la Comisión desvelado el pasado año por el diario británico Telegraph, los activos (créditos) tóxicos del sistema financiero europeo ascienden a 19 billones de euros, casi el 44% del total de sus carteras. Que sean tóxicos no significa que todos ellos sean incobrables sino que muchos arrojarán pérdidas y, por tanto, deberán ser provisionados, pero la cifra, desde luego, da una idea aproximada del tamaño del problema.

Por otro lado, a la vista de recientes experiencias pasadas, todo apunta a que dichos stress test serán maquillados haciendo uso de benévolas estimaciones económicas y financieras. No obstante, el Gobierno de Estados Unidos llevó a cabo un ejercicio similar el pasado año y sus resultados fueron decepcionantes. La Reserva Federal (FED) estimó entonces que la gran banca estadounidense precisaría un capital extra de 74.600 millones de euros hasta 2010, muy lejos de otros cálculos que situaban esta horquilla entre los 400.000 y 600.000 millones de dólares. Hasta la agencia Moody´s, que no se caracteriza precisamente por elaborar informes negativos, se tomó a broma la metodología empleada por la FED. De hecho, el propio Congreso recomendó a la FED repetir las pruebas de solvencia ante el descarado engaño perpetrado.

Muchos se preguntarán de dónde han salido esos centenares (que no decenas) de millones de dólares adicionales para salvar a la gran banca estadounidense tras la inyección de casi 800.000 millones (TARP, también conocido como Plan Paulson) aprobada por el Tesoro a finales de 2008. Pues bien, al tiempo que se publicaban los stress test, la FED daba luz verde a un nuevo programa de rescate (llamado TALF) para comprar más de 1 billón de dólares en títulos crediticios (incluidas hipotecas) a la banca, préstamos que en su mayoría no serán devueltos hasta dentro de 20 ó 30 años.

Y ello, sin tener en cuenta los graves problemas que atraviesan los bancos pequeños y medianos. Cerca de 600 aún no han podido devolver al Tesoro 130.000 millones de dólares concedidos por el TARP –dinero que procede directamente del bolsillo del contribuyente. Desde 2008 han quebrado casi 250 entidades en Estados Unidos, con un volumen de activos próximo a los 600.000 millones de dólares.

La lista de bancos en riesgo de quiebra asciende ya a 775, según datos oficiales del Fondo de Garantía de Depósitos (FDIC), organismo que también se ha visto obligado a acudir al Tesoro –crédito de 500.000 millones de dólares– para poder hacer frente a sus compromisos –garantizar los depósitos de los clientes. Esas cerca de 800 entidades en riesgo de quiebra representan casi el 10% del sistema financiero estadounidense (más de 8.000 bancos garantizados por el FDIC). Si bien es cierto que tan sólo cuatro grandes bancos (Bank of America, JP Morgan Chase, Wells Fargo y Citibank) concentran el 55% de los activos del sistema financiero privado del país.

En resumen, la negativa a publicar en su momento los stress test europeos, la ocultación, en principio, del riesgo soberano que acumulan los grandes bancos y la engañosa experiencia de este tipo de pruebas en Estados Unidos, cuyas instituciones –salvo algunas excepciones– son más fiables que las europeas, llevan a concluir que las pruebas de solvencia serán una farsa o, como mínimo, aportarán a la opinión pública una imagen distorsionada e inflada acerca del verdadero grado de solidez de los grandes bancos europeos. La única cuestión pendiente es... ¿por cuánto tiempo?
Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.
 

Soros ataca a Alemania: "Es una amenaza para Europa"

EL ESPECULADOR DE LA IZQUIERDA

El financiero preferido de la izquierda mundial, George Soros aseguró hoy que la política económica de Alemania es "una amenaza para Europa", ya que podría "destruir" el proyecto europeo

George Soros: "El Euro puede no sobrevivir a esta crisis"
    2010-06-23
    George Soros. | Archivo.

    Europa Press
    Afirmó que, si el país germano no cambia su política, "su salida de la moneda única sería útil para el resto de Europa".

    En una entrevista al diario alemán 'Die Zeit', Soros recalcó que "lamentablemente" no se puede descartar un colapso del euro y del proyecto europeo, algo que, en su opinión, sería trágico porque entonces Europa se vería amenazada por los mismos conflictos entre estados que han conformado la historia europea.

    Asimismo, destacó que la "desintegración" de la Unión Europea ya está comenzando a producirse debido a las diferencias de opinión entre Francia y Alemania en torno a la política económica, que son actualmente "mayores que hace diez años".

    En este sentido, recalcó que Alemania está "sola en el mundo" y recordó que, debido a su historia, el país germano tiene "más miedo a la inflación que a la recesión", al contrario de lo que ocurre en el resto del mundo.

    Soros subrayó que la estabilidad implica no sólo el no entrar en inflación sino tampoco en deflación, situación a la que está conduciendo Alemania a sus vecinos europeos. "Los países endeudados deben reducir los salarios y los precios. Esto puede provocar un largo periodo de estancamiento. Y esto a su vez puede llevar al nacionalismo, el malestar social, la xenofobia. Por lo tanto, la democracia podría estar amenazada.

    Bill Gates propone un límite al crecimiento poblacional en la Tierra

        ATC.
          Según el periodista americano Hal Lindsey, citando al rotativo independiente WorldNetDaily, algunos de los hombres y mujeres más ricos del mundo se reunieron en Nueva York, secretamente,  a principios de mayo de 2009, un mes antes de la reunión en Grecia del Club Bilderberg; y cuando esto ocurre es tiempo de prestar atención. El periodista cita en su programa de televisión The Hal Lindsey Report, un ejemplo; cuando en 1910 se reunieron en la Isla de Jeckyll, en el Estado de Georgia (EE.UU.) propiedad de la familia Rotschild, los seis principales magnates del mundo, se resolvió con la creación, tres años después, de la mayor y criminal empresa jamás  ideada por el ser humano hasta entonces: La Reserva Federal.
         En el caso de la citada reunión en Nueva York del pasado año (2009), el resultado será "más monumental aún" (traducido literalmente). Entre los participantes se encontraban varios magnates y líderes de opinión mundiales: Ted Turner, Ofra Winfrey, Warren Buffet, George Soros, además de Bill Gates y el financiero global y monopolista, David Rockefeller. También contó con la asistencia del magnate mediático y alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg. Un total de siete personas que ocupan lugares estratégicos en las principales áreas de influencia sociales. Entre todos ellos componen una red económica de 120 billones de dólares anuales; o lo que es lo mismo, el presupuesto de todo el Estado de Nueva York. Incluidas desde todas las grandes ciudades hasta el último y más pequeño pueblo del Estado y todo lo que hay en medio.
         La reunión, propuesta por el fundador de Microsoft: Bill Gates, tuvo lugar en la casa del británico Sir Paul Nurse, Premio Nobel de Química y Presidente de la Universidad de Rockefeller. Según el diario London Times: "La sesión informal de la tarde fue tan discreta que, según  algunos de los ayudantes de los magnates, se trató de un mero resumen de seguridad".
        Para Lindsey, cuando los británicos hablan de "discreta" quieren decir "secreta". Tampoco cree que sea coincidencia que esta reunión se celebre previamente a la cita en Grecia de junio de 2009, del elitista y secreto Club Bilderberg. Entre los objetivos de este grupo, que se autoproclama "salvadores de la humanidad", se encuentra el establecimiento de un Nuevo Orden Mundial  dirigido por sus miembros, o por el personal por ellos elegido, que sea, en realidad, quien lleve las riendas del poder político global.
        De acuerdo con el citado diario inglés, a cada asistente se le dio 15 minutos para exponer sus temas a debatir. Durante la cena discutieron sobre "como podrían  crear un paraguas que defendiera  sus intereses". El principal asunto propuesto por Gates, y de acuerdo entre los asistentes, fue: el Control de la Población.
        En ese sentido, los expertos afirman que la población del planeta llegará a los 7 billones de habitantes en 2012; por lo que Gates habría subrayado la necesidad de confeccionar un plan que fije la población en no más de 8.3 billones. Al margen de la fuente que estamos citando, Gates coincide con Rockefeller, presente en la reunión, en la necesidad de recortar o fijar la población mundial, como este último ha expuesto en diferentes foros; entre ellos en el CFR o en la misma ONU. El magnate petrolífero y financiero  ha afirmado en dichas conferencias que para el año 2020 la población habrá llegado a la cifra  de más de 8 billones propuesta por Gates, curiosamente, para limitar el crecimiento  poblacional.  Por lo que cabría suponer que, o bien ya existen prácticas de reducción de la población para que no sobrepase la cifra estimada para tal año 2020, o bien será a partir de dicha fecha cuando surtan efecto medidas de control drástico de la población con el fin de no sobrepasar la cifra propuesta por el fundador de Microsoft para impedir que el crecimiento poblacional supere los 8.300 millones de personas.
        Aunque la propuesta de Gates pueda parecer muy "civilizada", lo cierto es que hay una versión menos políticamente correcta, pero más acertada, de denominar las conclusiones de esta reunión: Un grupo de profesionales liberales no electos, con más dinero que muchos gobiernos, deciden quién puede vivir al final y cómo y quiénes van a morir o nacer, según su propio criterio e intereses personales o empresariales. La reunión fue anunciada como de "filántropos que miran hacer el bien a la Humanidad".
         Por su parte, Daniel Estulin y otros investigadores de las actividades del Club Bilderberg, va aún más lejos y subraya que el objetivo de este club pasa por reducir  la población entre 3 y 4 mil millones de personas de aquí al año 2050, para lo que no escatimarán medios a través de diversas estrategias relacionadas con: la manipulación psicológica inversa, la medicina, la alimentación, los conflictos bélicos provocados, las crisis económicas manufacturadas; y una larga lista de factores, que influyen negativamente en el devenir de la calidad de vida de los ciudadanos de a pie,  estratégicamente aplicada sobre la población para mantener a raya su crecimiento.
       Bill Gates parece haberse hecho el portavoz de las pretensiones de Rockefeller y en una reciente  conferencia publicada en video en Youtube, llegó a admitir que la producción de C.O.2 en el mundo debe rebajarse hasta conseguir una emisión 0 en los niveles de carbono que llegan a la atmósfera; para lo que se hace necesario el control (entiéndase reducción) de la población del planeta. En ese sentido, sin ningún pudor y ante una audiencia de miles de personas que, seguramente, no llegaron a entender sus palabras Gates señaló que, en un futuro, las nuevas vacunas contribuirán a la reducción de la población entre un 10 y un 15%.
       El ex-locutor de la BBC, David Icke, autor de varios libros sobre las sociedades secretas que actúan detrás del telón de la política mundial, mantiene que estos poderes desean reducir la población "dramáticamente" para no perder el control sobre la economía y el poder mundial, pues de seguir creciendo sus intereses se verían afectados.
        Alex Jones, otro investigador de la agenda Bilderberg, afirma que la medicina jugará un papel muy importante en el objetivo de reducción de la población. Según este investigador, los elitistas mundiales dueños de la economía y la política global quieren un planeta dictatorial para seguir con su propósito de despoblación en una cifra manejable conforme a sus intereses.
         Por su parte en un informe de los años 70 firmado por Henry Kissinger (colaborador de Rockefeller en la agenda del Nuevo Orden Mundial), se afirma que la población mundial debe reducirse a los 500.000.000 de habitantes, para garantizar la viabilidad del planeta.
     

    My Blog List

    La Manufactura del Caos Copyright © 2009 Blogger Template Designed by Bie Blogger Template