sábado, 10 de julio de 2010

Una gran mentira global como tantas otras

Las teorías que asocian el calentamiento global con la acción del hombre no son más que, parodiando al documental de Al Gore, una mentira como una catedral, sumándolas todas ellas. Entre otros muchos  intereses de los manipuladores, tras el telón del "calentamiento global"  se esconde la aniquilación del desarrollo en África. Acabar con  lo que se ha venido a conocer como "el sueño africano" y limitar el crecimiento en los países en vías de desarrollo.
      Según miles de científicos, la historia del "calentamiento global" no es más que un cuento que nos revela cómo el miedo mediático ha hecho mella en toda una generación; habiéndose convertido esta falsa en una religión y en herejes quienes la cuestionen.
       Algunas de estas afirmaciones aparecen en el documental "The Great Global Warming Swindle" (La Gran Estafa del Calentamiento Global), documentadas y avaladas por un gran número de científicos quienes afirman tajantemente que se trata de una gran mentira cuando se asocia tal calentamiento a la actividad humana.
     En 2005 la Cámara de los Lores británica, inició una investigación  para analizar la evidencia científica del calentamiento global causado por el hombre. El principal responsable de dicha investigación fue Lord Lawson de Blaby, ex-ministro del Tesoro en los años 80´s. Fue el primer político en disponer dinero del Gobierno para la investigacion del calentamiento global.
     Según este Lord británico, se llevó a cabo una exhaustiva investigación, se tomaron evidencias de muchas personas expertas en estas áreas para redactar un informe. Pero lo que le sorprendió fue descubrir cuán pobre e incierto era el trabajo que hasta entonces se había llevado a cabo en esta materia científica. Señala además que, de hecho, son cada vez más y más personas (algunos temerosos de hablar  abiertamente) que en privado y algunos hasta en público afirman que tales teorías sobre el  calentamiento global, relacionado con la actividad humana,  no tienen sentido.
     Nos dicen que el clima en la Tierra está cambiando cuando el clima siempre está cambiando. De hecho, por ejemplo, los vikingos llegaron a cultivar trigo en Groenlandia;  mientras que ahora, sólo mil años después eso sería impensable pues está completamente helada.
      En la historia del planeta han habido incontables períodos mucho más fríos y calurosos que hoy. Y esto sin ninguna ayuda del ser humano...

En unos minutos.

Nuestro veneno de cada día: El flúor

ATC.
   El flúor es un gas verde-amarillento a temperatura ambiente, de olor penetrante y muy desagradable. Altamente corrosivo y muy venenoso. Está formado por moléculas biatómicas F2; es un elemento químico de número atómico 9, situado en el grupo de los alógenos (grupo 17) de la tabla periódica de los elementos y su símbolo es F. Es el elemento más reactivo de toda la Tabla Periódica, formando compuestos con pácticamente todos los elementos de la Tabla, incluyendo los gases xenón y radón. Es muy abundante en la corteza terrestre, en una proporción de 950 PPM (partículas por millón), y el agua de mar se encuentra en una proporción de 1´3 PPM. Se obtiene mediante electrólisis.
    En forma pura es altamente peligroso originando graves quemaduras en la piel y en las vías respiratorias. Combinado con hidrógeno se convierte en una potente bomba. También reacciona fuertemente con el silicio por lo que hace imposible su almacenaje en recipientes de vidrio.
    Según informaciones aparecidad en la web, el primer uso que se le dio fue en el proyecto "Manhattan" (bomba nuclear), en la extracción de hexafloruro de Uranio (UF6), empleado para la separación de uranio. Actualmente sigue empleándose en los procesos de energía nuclear. Su utilización está muy extendida en la actualidad en recubrimientos de sartenes, hojas de afeitar y demás utensilios domésticos que, a la larga, se pueden convertir en peligrosos y cancerígenos.
     Las autoridades decidieron hace varias decenas de años añadir al agua potable dosis controladas de flúor; así como a la pasta de dientes, enjuagues bucales y a un sin fin de productos; pero sólo como medida preventiva contra la caries. La concentración en el agua debe situarse entre 0´7 y 1´2 PPM. Sin embargo esta decisión, que aparentemente juega en nuestro beneficio, está muy cuestionada hoy en los círculos científicos.
    El flúor que actualmente se añade al agua de consumo es un subproducto muy tóxico obtenido de la contaminante fabricación del aluminio, esto es:  flúor inorgánico. Debido a la gran cantidad de residuos fluorados, producto de la elaboración de este metal, que antes iba a parar directamente al medio ambiente, generando a su vez una mayor contaminación.
    Aprovechando un estudio, posiblemente amañado por los manufactores del caos, denunciados en esta página, que afirmaba que el flúor fortalecía los dientes, vieron el cielo abierto y comenzaron a distribuirlo por doquier; pero lo que ocultaron las autoridades es que el exceso de flúor endurece sólo la superficie de dientes y huesos, quedando débiles por dentro y provocando que, a la larga, se hagan quebradizos y fáciles de romper.
   No obstante la cosa no queda ahí.  Sin que la gran mayoría de la  población lo sepa,  en ciudades y zonas industriales la exposición al flúor es tremendamente alta. Es flúor inorgánico y su exceso provoca: caries, osteoporosis (huesos quebradizos), daños en riñones huesos y músculos,  fluorosis (provocada por sobredosis) y cuyos síntomas son: moteado del esmalte, aumento de calcificaciones ligamentarias en masa ósea, especialmente en la columna vertebral, espongiditis deformante, etc.
    Las lesiones no son inmediatas, pueden tardar 20 años en manifestarse, incluso en casos de sobredosis, con el uso continuado de estas "pequeñas dosis"; pues la tasa de flúor plasmática permanece constante en caso de exceso de exposición. Un exceso que vamos aumentando día a día.
     Además en el caso de gas de flúor que expelen algunas fábricas, sus efectos son mortales. Por otro lado el flúor está presente en todos los alimentos procesados ya que para su elaboración usamos agua que está fluorada. El Floruro de Sodio está registrado en la EPA (Agencia del Medio Ambiente americana) como un veneno mata ratas. Sin embargo lo tenemos en el agua con la cocinamos o nos hacemos un café qu, además está contaminada con cloro, arsénico, plomo, flúor y compuestos residuales, además de bacterias patógenas súper resistentes que no son fáciles de eliminar ni incluso usando un potente purificador.
      Según algunas investigaciones, el flúor sería incluso el causante de numerosos casos de cáncer, malformaciones en el feto, riesgos en los  sistemas respiratorio y  nervioso, daños gastrointestinales y urinarios.
     El flúor se acumula en la glándula pineal, causando la reducción de la melatonina, una hormona de efectos anticancerígenos que producimos mientras dormimos. En 1970 investigadores austríacos verificaron que 1PPM, equivale a 1MGL de concentración de flúor y puede provocar un 50% de daños en las encimas del ADN que se encargan de reparar las células, lo que acelera el proceso de envejecimiento. El prestigioso investigafor Dean Burg dijo en 1976 que el flúor causa más muertes de cáncer en humanos que cualquier otra sustancia química.   También tiene efectos neurológicos. Según investigadores chinos, niveles de 3´11 PPM en el agua afectan al sistema nervioso central sin, aparentemente, consecuencias físicas apreciables en el afectado.
    Asimismo provoca, trastornos de la atención  al aprendizaje y desórdenes de la conducta en niños. Se  acumula en el tejido cerebral.
    Hitler usó el flúor en el agua de los territorios ocupados  para controlar  su población, pero no llegó a usarla en Alemania. En China también se usó para el control de la natalidad, lo que provoca serias dudas respecto al interés de las agencias gubernamentales para distribuirlo en todos los canales de consumo, aparte del propio interés de las empresas de producción del aluminio. La respuesta está en que se descubrió que amansa el carácter y, aún sabiendo de su toxicidad lo fueron instaurando porque quizás interesa una sociedad de zombies que no piensen mucho ni hagan muchas preguntas.
    El flúor se encuentra también en el té y en medicamentos antidepresivos como Prozac y en los utensilios de cocina antiadherentes de teflón como sartenes y cazuelas. El agua mineral que adquirimos en botellas, también está tratada con flúor aunque no venga indicado en la etiqueta y casi todas exceden el límite permitido. Ninguna admite que lleva flúor, ¿por qué omiten este dato?  
 

My Blog List

La Manufactura del Caos Copyright © 2009 Blogger Template Designed by Bie Blogger Template